Se ha producido un error en este gadget.

martes, 10 de febrero de 2009

Hacer un flip book ó un taumatropo

La Ilusión del Movimiento

La animación y el cine son posibles gracias a una propiedad de nuestros ojos:

la persistencia de la imagen en la retina.

Cuando vemos algo, nuestro cerebro guarda esa imagen, incluso si está percibiendo otra; y es así cómo se crea la ilusión del movimiento.

Gracias a la persistencia de la imagen de la retina podemos crear muchos juguetes ópticos, hacer cine y dibujos animados.

Los Flip Books

¿Cómo hacer un flip book?

Necesitas los siguientes Materiales:

1.- Un bloque bien gordito, que puedas pasar las páginas rápidamente.

2.- Un lápiz.

3.- Un marcador.

4.- Colores.

Inventa una secuencia de animación o utiliza una de las que aparecen a continuación.

Cómo hacerlo

Empieza desde la última página y dibuja con el lápiz el primer dibujo de tu animación, continúa siempre de atrás hacia adelante. Mueve las páginas con tus dedos para ver cómo te está quedando. Una vez que hayas terminado puedes repasar los dibujos con marcador negro y colorearlos.

El Taumátropo

Fue uno de los primeros juguetes ópticos. Fue inventado en 1825 y muestra cómo el ojo guarda la imagen de un objeto después que ha desaparecido. Diviértete haciendo uno y verás cómo funciona nuestro ojo.

Materiales:

Cartulina blanca,

Lápiz,

Colores,

Goma de pegar,

Un hilo grueso de algodón o de lana.

Cómo hacerlo

Corta dos círculos de cartulina o cartón, de unos 10 centímetros de diámetro. Haz alguno de los dibujos que más te guste. En la segunda mitad la figura está siempre al revés o patas arriba. Pega los dos cartones con goma. Colorea las ilustraciones. Ábreles dos huecos pequeños a cada a lado. Corta dos cuerdas de hilo de 40 cm. cada una. Pasa una de las cuerdas por un lado y la otra por el otro lado. Dale vueltas a las cuerdas para que se enrollen en sí mismas, y hazle a cada una un nudo al final.

Ir a la página principal
Copyright ©2001 Alloy 21-07 C.A. Todos los derechos reservados.

Más opciones:

Para concebir un folioscopio no hacen falta grandes alardes, tan solo lápiz, papel, imaginación y un dedo pulgar activo. Por supuesto, en la Red podemos encontrar cantidad de sitios con editores, que nos facilitarán el trabajo a la hora de hacer nuestros propios flipbooks y presentarlos de la mejor manera, aunque la inmensa mayoría están en ingles. Por ejemplo, Benettonplay, una aplicación que permite dibujar hoja a hoja flipbooks y que, cada vez que pasas de dibujo a dibujo, deja ver la veladura del anterior de manera que puedas calcular la variación del siguiente. Además de guardar tu trabajo, podrás editarlo en PDF para su impresión en papel. Sin registro en la página, puedes hacer una animación limitada a 100 frames, extensión que puede ser superior si decides registrarte.

También puede interesarte el programa Flipbook Printer, el cual permite realizar un folioscopio, con un máximo de 200 frames, a partir de fotografías o vídeos.



1 comentario:

  1. Que nuena sugerencia. Gracias! La utilizaré con mis alumnas y despues te mando fotos

    ResponderEliminar