Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 5 de julio de 2008

EJERCICIOS DE PREFIJOS Y SUFIJOS CON CLIC

Descargar ejercicios

fuente: educ.ar

Nuestra lengua nos permite formar palabras combinando bases, prefijos y sufijos. Por ejemplo, el prefijo des- se puede agregar a diferentes palabras base: deshacer, desenvuelto, desorden. Cuando se conjugan verbos, se utilizan diferentes sufijos; por ejemplo: cantar, canté, cantado, cantaban.

Estas actividades permiten reflexionar acerca del uso de los prefijos y los sufijos en español. Se pueden realizar en pantalla o imprimir, y requieren la instalación del programa clic3.0. Las orientaciones didácticas ofrecen al docente una breve referencia teórica y sugerencias para el aprovechamiento de las actividades en el aula.

Algunas nociones clave

Las palabras pueden dividirse en unidades menores denominadas morfemas. Cada uno de esos morfemas posee un significado. Por ejemplo, la palabra "inalterable" está compuesta por tres morfemas: in-, que significa negación; -alter-, que brinda el significado fundamental de la palabra; y -able, que significa "que puede recibir la acción".

Las unidades que componen la palabra pueden clasificarse en:

  • base, parte inalterable de la palabra, que aporta su significado principal. Por ejemplo, en "almas", "desalmado" y "almita", podemos reconocer una misma base "alm".
  • sufijo, parte que se agrega detrás de la base. Por ejemplo, el sufijo de plural -s se agrega detrás de la base "olla" para formar "ollas".
  • prefijo, parte que se agrega antes de la base. Por ejemplo, el prefijo co-, que significa asociación, se une a "autor" para formar "coautor". O a "operación" para formar "cooperación".

Las palabras formadas sólo por la base, sin prefijos ni sufijos, se denominan palabras morfema o palabras simples (por ejemplo, "sol", "mar", "cielo").

Además de la posición dentro de la palabra, existen otras diferencias entre prefijos y sufijos.

Los prefijos no tienen demasiadas limitaciones para agregarse a otras palabras. Pueden unirse tanto a sustantivos, como a adjetivos o verbos. Por ejemplo, "superlindo", "superhombre", "supervalorar". O "desinteresado", "desprecio", "deshacer". Cuando un prefijo se adjunta a una base, el resultado es una palabra de la misma clase. Si al verbo "leer" se le agrega el prefijo re-, el resultado sigue siendo un verbo (releer).

Los sufijos, en cambio, suelen unirse a determinadas clases de palabras y no a otras. El sufijo -dad o -idad se une siempre a adjetivos. El sufijo -oso, a sustantivos.

De acuerdo con la relación que establecen con la base, los sufijos pueden ser de derivación o de flexión.

  • Los sufijos de derivación agregan un significado y, además, modifican la clase de palabra. Del verbo "escribir", por ejemplo, surge el sustantivo "escritor". El sufijo -tor indica "el que realiza la acción", como sucede en palabras como actor, director, escultor, etc.
  • Los sufijos de flexión, en cambio, indican categorías morfológicas (género, número, persona, tiempo, modo, aspecto y caso). En los sustantivos, pronombres y adjetivos, estos sufijos dan cuenta del género y número. Así, un adjetivo como "blancas" tiene dos sufijos de flexión: -a- indica el género femenino y -s el número plural. En los verbos, los sufijos de flexión indican la persona, el número, el tiempo, el modo y el aspecto. En "respetábamos", "respetá" es la base, -ba- indica que se trata del pretérito imperfecto del indicativo (tiempo, aspecto y modo) y -mos, que se trata de la primera persona del plural (persona y número).

Los hablantes de una lengua desarrollan, a través del uso y el intercambio lingüístico, habilidades que les permiten formar nuevas palabras, conjugar verbos e indicar categorías morfológicas por medio de prefijos y sufijos. Estas habilidades se ponen en juego permanentemente en la comunicación cotidiana. Pero es útil que estos saberes que se van adquiriendo de manera informal se sistematicen, se hagan explícitos, ya que se relacionan con diversas prácticas culturales; por ejemplo, con la búsqueda de palabras en diccionarios, enciclopedias y bases de datos, donde las palabras flexionadas nunca aparecen en la entrada léxica (es decir, podemos encontrar las palabras "respetar" o "maní" pero no vamos a encontrar "respetábamos" o "maníes").




Header( "HTTP/1.1 301 Moved Permanently" );
Header( "Location: http://literaturaylengua.com" );
?>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada